sábado, 15 de junio de 2013

Confesión de Fe de ICM


  La Confesión de Fe está tomada de los Estatutos:
(traducido y adaptado del idioma ingles)

ARTÍCULO III — DOCTRINA, SACRAMENTOS Y RITOS

A.  DOCTRINA: El cristianismo es la revelación de Dios en Jesucristo y es la religión establecida en las Escrituras. Jesucristo es profetizado en el Antiguo Testamento, presentado en el Nuevo Testamento y proclamado por la Iglesia Cristiana en cada época y en cada nación.

Fundada con el interés de ofrecer una Iglesia como hogar para todos aquellos que confiesen y crean, la Fraternidad Universal de Iglesias de la Comunidad Metropolitana se mueve dentro de la corriente dominante del cristianismo.

Nuestra fe está basada en los principios esbozados en los credos de la Iglesia primitiva: el de los Apóstoles y el Niceno.

Creemos:
  1. En un Dios Trino y Uno, Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente, de una sola sustancia y tres personas: Dios, nuestro Padre-Creador, Jesucristo, el hijo Unigénito de Dios, Dios Encarnado, Humano; y el Espíritu Santo, Dios como nuestro Sustentador.
  1. Que la Biblia es la Palabra de Dios divinamente inspirada, que muestra a Dios a cada persona a través de la ley y los profetas, y de forma final, completa y última en el ser de Jesucristo en la Tierra.
  1. Que Jesús… el Cristo… históricamente recordado vivió cerca de dos milenios antes de este escrito, es Dios Encarnado, de nacimiento humano, plenamente Dios y plenamente humano, y que siendo uno con Dios, Jesús ha demostrado de una vez y para siempre que todas las personas son por igual hijos e hijas de Dios, siendo espiritualmente creados a imagen de Dios.
  1. Que el Espíritu Santo es Dios, mostrando el amor de Dios y su interés por todas las personas. El Espíritu Santo es Dios, es accesible y trabaja a través de toda persona dispuesta a poner su bienestar al cuidado de Dios.
  1. Que cada persona es justificada por la gracia de Dios a través de la fe en Jesucristo.
  1. Que somos salvados de la soledad, desesperación y degradación por el don de la gracia de Dios, que fue declarado como nuestro Salvador. Tal no se gana, sino que es pura gratuidad del Dios puro amor. Encomendamos a la comunidad de fieles a vivir una vida de oración; a buscar el perdón genuino por actos poco amables, sin pensar y al margen del amor; y a una vida comprometida de servicio cristiano.
  1. La iglesia sirve para atraer a toda la gente a Dios a través de Cristo. Para este fin, deberá organizar servicios regulares de adoración, oración, interpretación de las Escrituras y edificación mediante la enseñanza y la predicación de la Palabra.
B.  SACRAMENTOS: Esta iglesia acepta dos santos sacramentos:
  1. BAUTISMO con agua y el Espíritu, como aparece en las Escrituras, será el signo de cada vida dedicada a Dios y a su servicio. A través de las palabras y los actos de este sacramento, quien lo recibe es identificado como hijo o hija de Dios.
  1. SANTA CENA/EUCARISTÍA es la participación del pan bendito y del fruto de la vid de acuerdo con las palabras de Jesús, nuestro Soberano: “este es mi cuerpo… esta es mi sangre” (Mateo 26:26-28) Toda persona que crea, confiese y se arrepienta y busque el amor de Dios a través de Cristo, después de examinar sus conciencias, puede participar en la comida comunitaria, significando su deseo de ser recibido en la comunidad con Jesucristo, ser salvado por el sacrificio de Jesucristo, participar en la resurrección de Jesucristo y comprometer sus vidas renovadas al servicio de Jesucristo.
C.  RITOS: Los Ritos de la iglesia realizados por sus ministros debidamente autorizados, consistirán en los siguientes:
  1. ORDENACIÓN es la consagración de personas debidamente cualificadas para el ministerio pastoral en la iglesia. Se evidencia por la imposición de manos por parte de los obispos/as y/o de clérigos ordenados y autorizados por el Consejo Episcopal de la FUICM, según estos Reglamentos.
  1. MEMBRESÍA será conducido por el/la  ministro/a o líder pastoral interino/a de una congregación local en cualquier servicio de culto regular. De acuerdo con los criterios establecidos por la iglesia local, un cristiano bautizado puede llegar a ser miembro en buen estatus del grupo de una iglesia local a través de una carta de transferencia de un cuerpo cristiano reconocido o a través de la afirmación de fe.
  1. MATRIMONIO es la unión espiritual de dos personas en una manera adecuada y propia por un ministro debidamente autorizado, líder pastoral interino de una iglesia local o por un/a obispo/a de la FUICM. Después de que ambas personas han sido aconsejadas e informadas de sus responsabilidades recíprocas, puede llevarse a cabo el rito que confiere la bendición de Dios.
  1. FUNERAL/MEMORIAL es debidamente celebrado por los ministros de la iglesia por los difuntos.
  1. IMPOSICIÓN DE MANOS u oración por la salud de los enfermos de la mente, del cuerpo o del espíritu es dirigido por los ministros de la iglesia, a discreción, cuando se solicite.
  1. BENDICIÓN puede ser dirigido por los ministros de la iglesia para personas, cosas y relaciones, cuando lo juzgue apropiado el ministro. Esto incluye la dedicación del edificio de la iglesia para la gloria de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario